Editorial:
Internet
o las distracciones de la liebre

Manuel Guillermo Ortega
(Guillermo Tedio)
manuel.ortegah@telecom.com.co
Universidad del Atlántico

La tecnología electrónica cada día produce más y mejores dispositivos interactivos que aumentan las posibilidades de la comunicación pero también, contradictoriamente, si no discernimos para agarrar el hierro purificado entre tanta ganga, la empobrecen hasta el silencio, la derrota y la alienación consumista. Es un hecho aceptado que la comunicación electrónica les ha dado un giro de ciento ochenta grados a las comunicaciones. Ello indiscutiblemente acelera el fenómeno de la globalización, que como se ha visto, tiene sus aspectos negativos y sus elementos positivos. Observamos que hace algunos años, una carta puesta en el correo aéreo demoraba, de cualquier país de América Latina a Europa, unos quince días o más para llegar a su destino, por razones de los múltiples pasos que se debían dar para su transporte y entrega al destinatario final. Ese viacrucis de la tortuga se acabó y hemos llegado al itinerario de la liebre, solo que como ocurre en la fábula clásica, la liebre puede distraerse y anular los efectos de su  velocidad. Hoy en día, como dice Melquíades, el jefe de los gitanos que llegan a Macondo: "La ciencia ha eliminado las distancias".

En verdad, las relaciones interpersonales, a través del correo electrónico o del señor emilio, aunque se han vuelto más irresponsables en su grafía, han ganado en efectividad. En un minuto el destinatario tiene en la pantalla de su computador personal el mensaje del amigo o si quiere, a través de un scanner, la fotografía de su novia. Este sentido del hipertexto ha hecho que se borre el patetismo de la distancia y la espera, que varíen la perspectiva, la mirada, el campo de afectividad y de tratamiento entre quienes se comunican pues el discurso, que siempre piensa en el otro, se construye ahora para ser descifrado en el mismo momento en que se redacta y no como antes, que se escribía para ser leído dentro de un mes o más. En otras palabras, el discurso ha regresado a la historicidad del momento.

Del mismo modo, Internet se ha convertido quizás en el medio publicitario más importante. Frente a todo este cambio recién llegado, la Literatura tiene que auto-observarse en cuanto a los medios que hasta ahora venía utilizando. En lugar de la edición impresa tradicional de mil o cinco mil ejemplares del autor nuevo o veterano, Internet ofrece la ventaja de que su obra llegue a las pantallas de todos los computadores del mundo conectados a la multi-red, que en estos momentos deben ser miles de miles.

Pero todo no es color de rosa. La disputa por el nuevo medio masivo de comunicación ha traído una avalancha de información y desinformación que distrae a la liebre de su objetivo y que hace que el cerebro humano no alcance a discernir entre "lo bueno, lo malo y lo feo", y se alele en lo "light", en lo superficial, en lo publicitario. En general, es tanta la información y desinformación que invade las mentes de los consumidores electrónicos, que el hombre no tiene tiempo para digerir y asimilar tantas versiones  y sentidos de la realidad socio-cultural, comercial, industrial...

En el medio universitario y académico donde nos movemos, frecuentemente escuchamos  en boca de colegas y estudiantes, la queja de que a través de los portales de Internet es mucha la información irrelevante e incompetente que llega, cuando lo que están buscando no aparece en la pantalla. Eso es cierto pero, de alguna manera, nosotros veníamos haciendo poco para corregirlo al no crear medios pertinentes donde se consiguiera, en profundidad, la información académica y cultural requerida. Precisamente, tratando de enmendar esa situación, en una especie de tácito ponernos de acuerdo, en todas las ciudades del mundo, grupos de intelectuales, escritores, artistas, académicos y profesores, en la búsqueda de una profundidad humanística, estamos trabajando en la tarea de  producir medios de difusión de la literatura y las artes, donde verdaderamente se muestren obras de creación y ensayos y trabajos críticos que funcionen como reflexiones iluminadoras del quehacer literario y artístico.

En esa perspectiva ha nacido LA CASA DE ASTERIÓN, Revista Trimestral Electrónica de Estudios Literarios y el SUPLEMENTO LITERARIO CARIBANÍA incluido en cada entrega. La revista tiene su centro de acopio en la ciudad de Barranquilla, puerto marítimo y fluvial ubicado en la costa norte de Colombia (Sudamérica). Barranquilla o Curramba, como la llamamos sus habitantes, es una ciudad de brazos abiertos, plena de calor humano, con una gente descomplicada y tolerante; tierra donde el cielo es siempre azul, las brisas levantan socarronamente las faldas de las muchachas y se respira la música y el ambiente cultural del modo de ser caribeño.

Esta revista y su suplemento literario aceptan, a través del e-mail giratorio situado debajo o por entrega personal al director, ensayos, reseñas y creaciones literarias (poemas, cuentos, capítulos de novelas) o simplemente un comentario para ser publicados electrónicamente, previa selección.

Pretendemos que al igual que otras publicaciones críticas y de creación, esta sea un sitio web amable y efectivo en la transmisión del conocimiento sobre autores y obras literarias de cualquier latitud del mundo. Aceptamos trabajos en español, inglés y francés. La lectura de una obra, para el especialista analítico, conlleva las operaciones de descripción, análisis, interpretación, crítica y valoración de la creación. La teoría, crítica e historia literarias son disciplinas especializadas que a partir del uso de métodos inter-transdisciplinarios, buscan profundizar en los múltiples sentidos de la expresión literaria, dilucidar sus estructuras temáticas y formales.

Sin rechazar ninguno de los métodos de análisis y crítica literaria (formalismo, estructuralismo, semiótica, narratología, estilística, retórica, poetología, sociocrítica, sicocrítica, sociología de la literatura, hermenéutica y estética de la recepción...), aceptamos trabajos y ensayos críticos en los que el lector productor de metatextos ensaye una indagación del lenguaje, el estilo, las estructuras ideológicas o visiones del mundo, los aspectos espacio-temporales (cronotopo), los temas y tópicos, actantes, actores y personajes o la relación de la obra con los contextos socioculturales.

Es interesante tener la certeza de que si queremos una bibliografía completa sobre los ensayos críticos que se han escrito y publicado sobre García Márquez o Borges o Dostoievsky, hoy la podemos obtener con dos o tres clics sobre la pantalla de nuestro PC, o por lo menos, saber dónde se encuentra esa valiosa información. Uno de esos territorios que se ha empezado a cultivar es el de las bibliotecas virtuales, que está dando ya jugosos frutos a los investigadores. Otro es el de las revistas literarias electrónicas, cuyos vínculos o links remiten a índices generales o a documentos especializados que dicen al pantallista dónde hallar al autor que está buscando, dónde leer ensayos y trabajos producidos sobre determinada novela. En ese camino andamos y creemos que cada día  servirá mejor al hombre este acercamiento sin antecedentes a la Literatura.

No somos los primeros ni los últimos en aparecer en el cielo de Internet. Antes que nosotros el ciber-espacio ha sido cruzado por aportes literarios  investigativos y creativos que jalonan, en este nuevo medio, el trabajo intelectual y estético con la palabra. Otros vendrán que optimicen nuestro trabajo. LA CASA DE ASTERIÓN, habitada por el Minotauro que es la literatura, abre sus galerías y pasillos a todo el que desee entrar con un trabajo crítico y/o creativo.
________________________________________
©  Manuel Guillermo Ortega
(Guillermo Tedio)
  
LA CASA DE ASTERIÓN
ISSN: 0124 - 9282

Revista Trimestral de Estudios Literarios
Volumen I - Número 1
Abril-Mayo-Junio de 2000

PROGRAMA DE HUMANIDADES Y LENGUA CASTELLANA
FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS - FACULTAD DE EDUCACIÓN
UNIVERSIDAD DEL ATLÁNTICO
Barranquilla - Colombia

EL URL de este documento es:
http://lacasadeasterion.homestead.com/v1n1editorial.html
PORTADA
VOLUMEN I - NÚMERO 1